13 oct. 2011

Y tú, ¿Cómo quieres enfrentarte a los problemas?

"Había una vez una chica que no dejaba de encontrar problemas en todo lo que intentaba. Todo eran inconvenientes y obstáculos que saltar y esquivar. Cuando conseguía saltar uno, siempre se encontraba otro. La verdad, ya estaba bastante cansada de intentarlo una y otra vez.

Un día, hablando con su padre, le confesó que estaba harta de intentarlo sin parar y encontrarse siempre con trabas. Se acabó; tiraba la toalla, se rendía...

Su padre, que era cocinero, entonces la cogió de la mano y la llevó a la cocina. Cogió 3 cacerolas y puso agua a calentar en cada una de ellas. Cuando el agua rompió a hervir, echó en la primera una zanahoria, en la segunda un huevo y café en la tercera.

Esperaron los reglamentarios 20 minutos, el hombre apagó el fuego y sacó cada cosa para ponerlas sobre una fuente. Entonces preguntó a su hija:

- ¿Qué ves ahora?

- Lo mismo que antes, papá: una zahanoria, un huevo y café.

-Fíjate bien. Hemos hecho que las tres cosas se enfrenten a la misma adversidad; agua hirviendo. Sin embargo, cada una se ha comportado de una forma diferente:
  1. La zanahoria entró en el agua dura y fuerte y ha salido blanda y floja. Si la tocas con el dedo, se romperá.
  2. El huevo entró, aunque dentro de su cáscara, blando, líquido y frágil. Y míralo ahora; bajo la misma cáscara no se rompe como antes, pero sigue siendo fágil.
  3. El café ha conseguido "domar" a la adversidad, transformándola hasta convertirla en lo que él es: café.
Piensa, hija, de qué forma quieres enfrentarte a los problemas y hallarás la fuerza para continuar. No te rindas, todo depende de ti..."

Con todo mi cariño, para los que se hacen fuertes día a día a base de saltar obstáculos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario