22 ene. 2012

¡Me caso o muero en el intento!

"Churri, ya te dije cuánto te quiero, así que va tocando dar el siguiente paso..."



Avanzando en mi concienzuda labor de investigación, hoy os presento el informe: ¡Me caso o muero en el Intento! En este informe pretendo dar a conocer la forma sencilla, práctica y realista de pedir matrimonio (y firmarlo después) que se viene llevando hoy día.


1. Petición de Matrimoniarse

Simplificada al máximo. Un día, sin más, ella (o él, sólo hay que cambiar el orden de las frases) dice:

"Ya  llevamos más de 5 años de novios, conozco a tu madre, a tu tía Pepa, al perro del sobrino de tu tío Juan y tú conoces a mis padres, mi hermano adolescente, mis amigas del alma y mi peluche favorito (no te he presentado a mi prima Paula porque es mucho más mona que yo. Ni falta que hace, vamos).

Sabes de mí lo más importante: que me pongo de mala leche cuando tengo hambre, que duermo con calcetines en agosto y que mi cara por las mañanas asusta hasta rozar el paro cardíaco. Pero no pasa nada, porque también sé lo mejorcito de ti: que nunca tiras de la cadena, que eres alérgico al orden y que roncas como un auténtico cerdito. Lo dicho, no pasa nada porque nos queremos a rabiar... ^_^

¿Cuándo nos casamos?"

A partir de ahí, cualquiera pensaría que se entra en una locura desenfrenada de preparativos, pero todo lo contrario. Tras la toma de la solemne decisión aparece una especie de tiempo de "vacío cósmico" en el que el tema boda desaparece del vocabulario. Ambos se miran de reojo dudando de si el otro recuerda la conversación, hasta que uno dice:

- ¿Habrá que ir a la iglesia a ver para cuándo nos dan, no?
- (Uf, menos mal, no lo soñé!!) Cuando quieras, cariño, cuando quieras...

2. Los Preparativos

Una vez comunicada la buena noticia a los familiares (siempre hay alguno que se deja caer un "ya era hora!"), ya no hay remedio: comienza la cuenta atrás!

Lo primero es coger una libreta mona para llevar las notas de todo (diseño de Jordi Labanda puede valer), un buen lápiz HB nº2 (para garantizar la calidad de los apuntes) y estudiar la trazabilidad del evento.


En este caso, los Items a tener en cuenta son:

a) Restaurante: siempre se empieza mirando el más caro, cuando os quedáis blancos por el precio,  váis al más barato, y cuando reluce la "calidad" de éste último, es cuando realmente empieza la búsqueda del restaurante. Ahí es cuando os cruzáis con el perfecto, el que os gusta, es algo carito, pero se puede intentar... 

Elegido el restaurante, no todo es jauja: ¿barra libre o por botella? ¿gamba fresca o congelada? ¿mesas de 8 o de 12? ¿redondas o rectángulares? ¿su música o la nuestra? ¿¿¿la SGAE???

b) Viaje de Novios. Este es sencillo, unas cuantas pensaditas decidiendo destino y visita a El Corte Inglés. Santa palabra...

c) Vestido/s. El de la novia, cruz de cruces, es el primero en buscar. Puede ocurrir que tenga las ideas claras, que no tenga ni idea, que le quede fatal el que le gusta, que la madre/suegra opine dictatorialmente, etc. Infintias posibilidades, vamos, pero que al final: lo que diga la novia, va a misa (literalmente!).

El de la madre/suegra también tiene su aquel; lo mismo se apañan en la primera boutique que pisan, que recorren la capital, se meten en modistas o lo diseñan ellas mismas a tanto alzado. Una vez elegido, unas pocas pruebas y listo (a no ser que la tienda lo destroce, que pasa -doy fe-).

El novio no suele ser problema: un buen traje de sastre con su chaleco, camisa planchadita, corbata a juego, zapatos cómodos, calcetines lisos y gayumbos nuevos... que alguien le regale los gemelos y se agencie un buen afeitado la mañana del día en cuestión. ¿Me dejo algo?

d) Flores. Llamas 6 meses antes. No te cogen el pedido porque falta mucho. Llamas 3 meses antes. Te cogen el pedido si te has puesto de acuerdo con las otras novias que se casan el mismo dia. 1 mes antes. Quedas con las otras novias en la floristeria y os tiráis 2 horas decidiendo qué tipo de flores pegan con la arquitectura interior de la iglesia y lo que es más importante: coordenadas de latitud y longitud exactas en el altar. ¿Ponemos en los bancos? ¿Y en el púlpito?

Y cuidado con que te regalen el ramo de novia, porque puedes verte el día de la boda compuesta y sin ramo... doy fe!! :-)

e) Invitaciones. Normalmente el novio dirá "Si Bwana" a la que elija la novia, así que ¡imaginación al poder!... hasta que te dicen el precio individual y sin sobre... Reculas rápidamente y, de repente, te encantan las sencillas, de diseño moderno y despejaditas... cómo molan...

A no ser que te las regalen, buen regalo, por otra parte. Pero ya pone a los novios en un compromiso: si te las van a regalar pero las eliges tú donde quieras, ya vas mirando que no sean muy caras y, si te descuidas, acabas eligiendo una cartulina blanca con Times New Roman 12 en negro. Complicado este punto...

Ah, revisad muy bien el texto: equivocarse es muy fácil, un número de teléfono, un apellido, la dirección del restaurante.... Arregla eso después, con 250 invitaciones en casa!!

f) Peinado/maquillaje. Alegría y alboroto... la de cabecera de toda la vida, a la que le puedes decir que te tira del pelo o que la sombra de ojos te hace muy Marujita Díaz... Ah! no olvides la manicura y la limpieza de cara de un par de días antes!!

g) Detallitos. Pasa como con las invitaciones, la novia tiene mayor peso en la decisión y si los regala un tercero, te corta un poco el rollo (no quieres que se gaste mucho). Desde el típico estuche de manicura del chino, hasta vasos para chupitos personalizados... hay de todo!! Vamos, quién da más!



h) Listas Invitados. Todas las bodas parten con la idea de invitar a "los familiares y amigos más cercanos", y acaban invitando a 500 personas, hasta a los amigos de los amigos de los padres. Mal rollo, no hay gambas pa' tantos: hay que fijar límites para que no sea un despiporre.

-Papá/mamá y Suegro/a, tenéis dos mesas para cada uno, a quién metáis -aunque sea de canto- es vuestro problema.


3. El Día D

No has dormido nada. Hielo en los ojos, maquillaje a gogó...

Estás nervios@, aunque intentas disimularlo.

No tienes tiempo para nada pero todo está sincronizado, aunque no sabes cómo ni quién maneja los hilos.

¿No se echará para atrás, no?

Ah, es verdad, el móvil no lo puedo llevar... ¿pero a quién voy a llamar, si estarán todos conmigo? Jejeje...

Entonces... ¿voy indocumentá' a la boda? ¿Dónde meto el DNI?   O.o

Saliendo para la iglesia... ¿andando o en coche? Ah, el coche... ¿le hemos puesto las flores? ¿¿alguien lo lavó??

Puerta de la iglesia... ¿qué hacéis todos fuera? ¿está el novio solito ahí dentro? ¿Y si el cura le come la cabeza y sale por patas?

Pero no... ahí está!!  Y todo es perfecto...




¡¡¡¡¡¡¡¡¡A disfrutar, que esto es pan comido!!!!!!!!!!!!



Para mi Emma... la próxima en vivirlo... Enhorabuena!!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada