31 ene. 2012

Harta de la Falsa Felicidad Publicitaria

No puedo más... es insoportable!!!

Que con la que está cayendo enciendas la televisión y veas chorradas descomunales, no lo entiendo. Creo que me he equivocado de planeta... espera, ¿no serán ellos los que viven en Marte y veranean en Benidorm?

Pero, vamos a ver, ¿quién está más off de este mundo: los publicistas o las marcas?.


Los publicistas por idear unos anuncios tan absurdos e increíbles que dan ganas de arrancar la tv de la pared y estrellarla en la primera esquina visible del pasillo. Nos presentan familias perfectas, casas ideales, secretos de belleza exclusivísimos, etc... o  las marcas que aceptan esos ideales como válidos y no intentan vendernos sus productos, sino "sensaciones". No me identifico con nada ni nadie de ningún anuncio... mi casa no es digna del "Quién vive ahi?" ni está embriagada por la luz omnipresente...  me pregunto si seré la única.

A mi entender, creo que hay 2 elementos claves fuera de lugar en la publicidad de hoy: personas y escenarios.

PERSONAS

Para empezar, te vendan chorizos o detergente, tenemos claro quién nos lo vende: la familia tipo (suelta o en lote). A saber:

1. La Madre. Estilosa, perfecta, recatada y abnegada. Bien vestida y maquillada para poner una perfecta lavadora o lavavajillas (que la ocasión lo merece, oye) y siempre lista para poner una de las caras que tiene grabadas en su disco duro: "qué bien huele...", "ay, este niño mío..." o "te quiero tanto que te perdono".


2. El Padre. Ideal de la muerte, siempre de punta en blanco (arreglado pero informal que diría él para defenderse). Buen tipo, alto y con la cara más normal del mundo. Ya puede estar anunciándote diamantes regalados que da igual, su cara no la vas a recordar nunca, él sólo es "el padre". Excepción: la cara del tío del Frenadol cuando se lo piensa para intentar esquivar la comida con la suegra... esa me llegó...

3. Hijo preadolescente. 12-14 años, camisetas grunge, monopatín en ristre y peinado a lo Justin Bieber (qué grima, Señor...). Esta última moda no la entiendo: peinarse forzadamente un flequillo para el lado contranatura de forma que cubra exactamente 2/3 de la frente... y eso mola? Antiguamente lo llamábamos "dejarse flequillo y no poder domesticarlo"... Expresión favorita: "soy más inteligente porque tengo una guitarra en la pared y me quito los cascos para coger un Colacao..."
4. Hija intermedia. 7-8 años, finita y pelo rubio perfecto, hasta el culete (milimétricamente despeinado en caso de desayunos). Metro y medio de pura dulzura y miraditas inocentes. Algo marisabidilla y de fácil sorpresa. Expresión típica: "anda! una vaca que vuela!!!"
5. Benjamín. Chiquillo de 5-6 años, pecas y con algo parecido a una melena despeinada (ardilla muerta en algunos casos). Mira peligrosamente a los adultos mientras muerde una galleta con gesto exagerado y expresión de falso éxito. Pelín cabroncete a veces, suele ser el que corre por los pasillos o vende seguros (después de liarla parda...).
ESCENARIOS
Identificados los miembros de la unidad familiar, pasamos a la maravillosa mansión en la que deben vivir, porque una familia así no merece menos...Pero... PORQUÉEEE????  Señor mío....
¿¿Porqué todos los desayunos tienen lugar en una cocina tamaño campo de fútbol, en una mesa blanca, con jarra de zumo de naranja, el sol iluminando a lo bestia la margarina o el colacao de turno y un reloj que marca las diez y diez o las tres menos cuarto??
Aprieta, aprieta, que para eso le pagan...
¿¿Porqué me tengo que creer que si me bebo un vaso de leche con isoflavonas, oligoelementos, omega 3 y calcio en lo alto de la escalera de un precioso velero con un viento que lo flipo podré ir al baño sin problemas??
¿¿Porqué ponen la lavadora en una habitación independiente, de un blanco inmaculado, con secadora que no usa tubo, inmenso ventanal y tabla de planchar justo a la mano mientras yo tengo que saltar una caja de patatas, esquivar el mocho de la fregona, escoba y mopa, y pasar por debajo de los 52 pares de calcetines desemparejaos que tengo tendidos desde la noche anterior hasta llegar a la lavadora, para luego deshacer todo este camino con un barreño tamaño plaza de toros cargado de un montón de ropa con forma de montaña de Ferrero Roche hasta el balcón? ¿¿Tú sabes para encontrar luego la media desemparejá por todo ese camino??  ¡¡¡Pero si encima me quieren hacer creer que la pone un hombre!!! Venga ya!!!

Me gustaría creer que el dueño del cacao o la leche abre un ojo por la mañana, aparece perfectamente vestido en esa mesa maravillosa, leyendo el periódico, mientras el sol se refleja en sus manos y su buena esposa le llena la taza de café. Mientras suspira de felicidad, aparecen corriendo sus 3 preciosos hijos (el mayor no corre, recordar que el flequillo asalvajáo le da el estilo necesario para evitar excesos) y miran absortos cómo mamá le echa el colacao a sus vasos, dejando caer las pepitas de chocolate hasta el fondo... y así una mañana, y otra, y otra... todos los días del mundo...
Sí, tiene que ser algo así, si no no me explico cómo puede aceptar una idea así de sus publicistas y, encima, pagarles por ello...
A lo mejor son de Júpiter y veranean en Urano... eso tendría más sentido...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada